EL RIO AGUA CALIENTE (Tradicion Chiquitana)

 EL RIO AGUA CALIENTE (Tradicion Chiquitana)

EL RIO AGUA CALIENTE (Tradicion Chiquitana)


En la proximidad, debajo de esas enormes rocas, mana un riachuelo cuyas aguas calientes le dan nombre, y en rápidos giros corre luego hasta ocultarse en las blancas arenas de la selva impenetrable.

Dice la tradición, que la virgen Pinú (linda) la graciosa india de trenzas de ébano, de dulces y negros ojos, adornó una mañana sus desnudos brazos y su precioso cuello con nacar y cuentecillas de oro; tomó su cántaro de rosada arcilla, y con los nacientes rayos de la primera luz, se fué sola a la fuente en busca de agua cristalina.

Su leve piesecillo movió las arenas, y sorprendidas las aguas despertaron á un génio invisible que dormía sobre la tranquila superficie del lago.

Al ver tanta belleza en Pinú, enamoróse el génio, y la encantó con las suaves armonías de su mágica flauta, ocultándola entre las frescas y verdes grutas de enredaderas, y haciéndola invisible como el perfume de las flores.

Su tribu la buscó inútilmente y después la lloró, vistiéndose de amarillo los Tajibos.

Airado el pueblo incendió las selvas en que vagaba oculto el génio y pasó tres veces la estación de las rosas y de todas las flores.

Agruparon después en grandes pilas los formidables troncos del bosque é hicieron enormes hogueras para calentar en las brasas las grandes rocas de la montaña, las que candentes arrojaron á la pérfida fuente para eterno castigo.

Desde entonces el agua nace hirviendo en los manantiales y corre por el riachuelo dándose vuelta, semejando furiosas serpientes.

La fuente ya no duerme tranquila acariciada por los gratos perfumes del aura, y el pobre leñador indio, que pasa por las cercanías llorando la infortunada suerte de la inocente Pinú, escucha desde léjos el eterno quejido que como castigo, le ha sido impuesto por el espíritu de la suprema justicia.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribete